martes, 2 de octubre de 2012

No a la hortografea, sí a la ortografía

Compartir Compartir


¡Ay!, iba a decir que a ver si por no haber aprendido lo que hay ahí escrito no hallan la forma de que no haya que cerrar los ojos para leerlos, no vaya a ser que les mandemos allá, junto a mi aya (la que nació en La Haya), al otro lado de la valla de madera de haya, a coger bayas y encima les cobremos el IVA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí puedes dejar tu comentario. Trataré de leerlo (y en su caso contestarlo) lo antes posible.